Antes de instalarse los mercados estacionarios los vendedores tenían que realizarse el descarte viral de la Covid-19

El alcalde de Trujillo Daniel Marcelo decidió promover los mercados estacionarios para evitar la aglomeración y por ende el contagio por coronavirus en los principales centros de abastos del distrito de Trujillo.

Sin embargo contrario a la lógica y criterio estos comerciantes fueron trasladados a trabajar en otras zonas, pero sin realizarle la prueba rápida o molecular para detectar el contagio por coronavirus.

Tal situación resulta un contrasentido y pone de manifiesto la improvisación de la autoridad edil, eso sin contar que empezaron a reorganizar y ordenar los mercados luego de 60 días de iniciada la emergencia sanitaria donde el gobernador regional Manuel Llempen también se sumó a las fotos, conferencias atropelladas y frases desafortunadas.

Hace una semana recién les tomaron la prueba rápida a los negociantes instalados en el complejo Mansiche y arrojó la cifra de 30 infectados, los cuales se encuentran en cuarentena, ahora la situación en el exterminal Santa Cruz está en la misma línea, sin embargo hasta el momento no se realizan el descarte viral, lo mismo sucede con los comerciantes trasladados al centro recreacional La Rinconada, quienes se mantienen en una puja por el pago de la prueba y no sabemos que papel juega el municipio ahí, dejó que se organicen solos para que se realicen la prueba de forma particular o alguien esta promoviendo la oferta de clínicas o laboratorios.

Mientras tanto la población está a merced del contagio, el azar y el desatino de las autoridades locales y regionales cuyas gestiones con pandemia o sin pandemia siempre estuvieron en emergencia.

Related Posts

Add Comment

cuatro × 2 =