La investigación y gestión del conocimiento son componentes claves en la actualización de la política nacional del ambiente

Impulsar la investigación y la gestión del conocimiento en materia ambiental, así como la conformación de alianzas o suscripción de convenios con las universidades del país buscando fortalecer las capacidades de los jóvenes y abordar la problemática del cambio climático, son algunos de los aportes alcanzados por representantes de la academia en el proceso de actualización de la Política Nacional del Ambiente (PNA).

Al respecto, David Ramírez, científico del Centro Internacional de la Papa (CIP), resaltó la importancia de actualizar la PNA hacia el 2030, debido a que en los próximos años aumentará el número de personas y por consiguiente se necesitarán más alimentos. Según su óptica, es necesario establecer acciones y lineamientos que involucren la seguridad alimentaria, pero de manera sostenible.

Asimismo, señaló que se debe asegurar la provisión de alimentos y al mismo tiempo cuidar el ambiente e incluir las predicciones agroclimáticas que permitan conocer en qué momento se debe realizar la siembra. Ello contribuirá a un uso y manejo adecuado y a la recuperación de los suelos, que son reservorios importantes de carbono.

Destacó la importancia de la PNA como un instrumento que establece los criterios y servicios para la gestión ambiental, dentro del cual el país tiene el compromiso de reducir sus emisiones de carbono.

En tanto, el director de la Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa (UNSA), Alejandro Silva, sostuvo que la PNA debe ser un eje estratégico de la política nacional. Añadió que el desarrollo del país debe considerar la gestión ambiental para garantizar la sostenibilidad en el mediano y largo plazo.

Related Posts

Add Comment

5 × dos =