Repartidores de Rappi y Glovo dan positivo en pruebas Covid-19, a pesar de advertir faltas en protocolos

Desde el inicio de la pandemia, los repartidores reportaron faltas que atentaban contra su seguridad y salud. Es necesario recordar que el protocolo de delivery por terceros no indica que deban pasar por pruebas rápidas o moleculares, cuando son un empleo de alto riesgo por su exposición.

Los repartidores de aplicaciones como Rappi y Glovo siguen siendo uno de los empleos más vulnerables de la pandemia, sin embargo, sus propios trabajadores señalan que hasta ahora las plataformas de delivery no se hacen responsables de su salud y seguridad.

En tal sentido, se pudo conocer que el 35% de 60 trabajadores de este rubro que reparte en el distrito dio positivo en las pruebas rápidas de la Covid-19.

De acuerdo a los lineamientos del Ministerio de Salud (Minsa), se deben aplicar pruebas serológicas o moleculares a las actividades de muy alto, alto y mediano riesgo, aunque los protocolos de delivery por terceros no exige a las plataformas aplicar dichas pruebas a sus motorizados, a pesar de estar totalmente expuestos.

Para Alejandra Dinegro, socióloga e investigadora de la economía de las plataformas digitales, antes de la pandemia, las condiciones laborales de este rubro eran precarias, a la fecha también lo son.

Según la experta, el Gobierno dio permiso a las aplicaciones para que sigan funcionando sin cambiar su trato con los motorizados, ahora no solo ganan menos, sino que tienen que trabajar más.

“Estas empresas se la siguen llevando fácil, pero, ¿Cómo van a asumir alguna responsabilidad si el Estado no asume el control?”, señala Dinegro en referencia al continuo silencio del Ministerio de Trabajo.

Es necesario destacar que esta problemática no es de ahora, sino desde mucho antes. El diario La República reportó en dos ocasiones la situación de los trabajadores de estas aplicaciones.

“Glovo no cumple con protocolos”

El primer sábado de junio este diario recibió la denuncia de Óscar (43) y otros de sus compañeros, quienes acudieron el 1 de este mes al sótano del Estadio Nacional (el centro de control de Glovo), quienes señalaron que no pasaban por la desinfección correspondiente.

“Parece una discoteca. Todos estamos juntos. Lo de la desinfección es ‘finta’ porque varios salimos a trabajar sin hacerlo”, comentó uno de sus compañeros en aquel tiempo.

El reclamo de la relación laboral no es de ahora, viene desde hace un año. Para los motorizados, lo establecido por el Gobierno no se acata. “Glovo no cumple con los protocolos, su seguro contra la Covid-19 es una mentira”, concluyeron sus propios repartidores en junio de este año.

Related Posts

Add Comment

2 × tres =