Imarpe realiza Monitoreo de “chanque”, “lapa negra” y “erizo verde” en Moquegua

 Imarpe realiza Monitoreo de “chanque”, “lapa negra” y “erizo verde” en Moquegua

Con el fin de determinar el estado del C. concholepas “chanque”, L. albus “erizo verde” y F. latimarginata “lapa negra”, investigadores del Laboratorio Costero del Instituto del Mar con sede en Ilo realizaron el monitoreo poblacional de los referidos recursos en el litoral de Punta Coles y Tancona en Ilo, región Moquegua y en la zona de Meca, región Tacna.

La actividad se realizó entre el 3 y 10 de abril, con el objetivo de determinar la abundancia poblacional, la estructura de tallas y aspectos reproductivos del recurso “chanque”, “erizo” y “lapa negra”, así como el identificar la biodiversidad asociada a los recursos Pyura chilensis (Moquegua) y Semimytilus algosus (Tacna) y describir las características oceanográficas en el área de estudio.

El C. concholepas “chanque” es uno de los recursos de mayor importancia económica por su alto valor y demanda en el exterior. Actualmente está sometido a un intenso esfuerzo de pesca, principalmente en el litoral sur, lo que ha ocasionado una disminución de las tallas medias en las capturas, afectando considerablemente a su población. Como medidas de conservación el recurso tiene dos temporadas de veda en todo el litoral peruano, (R.M. N° 772-2008-PRODUCE) y la talla mínima de extracción de 80 mm de longitud peristomal (R.M. N°209-2001-PE).

Por otro lado, la pesquería de “lapas”, representada por el género Fissurella spp. está conformada por varias especies siendo la principal la “lapa negra” Fissurella latimarginata, recurso que es constantemente explotado durante todo el año y es extraído por debajo de su talla comercial (65 mm), mientras que el L. albus “erizo verde”, presenta una temporada de extracción marcada por la demanda de las fábricas de procesamiento, que varía entre abril y octubre. Ambas especies cuentan con medidas que regulan su talla mínima de extracción (R.M. N°209-2001-PE).

Cabe destacar, que debido a la disminución de las poblaciones de estos recursos, los extractores vienen tomando medidas de autoregulación, para lo cual han llegado a acuerdos comunes para mejorar el precio de los productos y efectuar un manejo sostenible, estableciendo limites en los volúmenes de extracción por embarcación de acuerdo a la demanda del recurso.

En Moquegua y Tacna, la pesquería marisquera es una importante actividad económica, sin embargo, los bancos naturales de invertebrados marinos bentónicos en los últimos años han presentado variaciones debido a la intensa explotación que ha ocasionado la disminución de los stocks poblacionales; de allí la importancia de conocer la situación poblacional de los recursos, a fin de diseñar estrategias de gestión y manejo para su uso óptimo y sustentable.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =