SERFOR celebra mañana a las aves migratorias y advierte sobre contaminación lumínica

 SERFOR celebra mañana a las aves migratorias y advierte sobre contaminación lumínica

Con el lema: “Noches oscuras, migraciones seguras”, con lo cual se busca llamar la atención sobre el impacto ocasionado por la contaminación lumínica.

Cada segundo sábado de mayo se celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias, que este año tiene como lema: “Noches oscuras, migraciones seguras”, con lo cual se busca llamar la atención sobre el impacto ocasionado por la contaminación lumínica en el comportamiento y desplazamiento de las aves en la noche.

La contaminación lumínica puede alterar el comportamiento de las aves, incluida la migración, la alimentación y la comunicación vocal. También afecta sus niveles de actividad. Las aves migratorias están particularmente expuestas a la contaminación lumínica, especialmente a aquellas que migran de noche, porque la luz las atrae y desorienta y las pone en riesgo de agotamiento y colisión letal.

El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, informa que el Perú forma parte de la ruta migratoria de aproximadamente 140 especies de aves que realizan diversos tipos de migración, como las que se realizan de norte a sur del continente para alimentarse y evitar las adversas condiciones invernales de Norteamérica. En este grupo se encuentran las gaviotas grises (Leucophaeus modestus) que anidan en Chile y vienen a alimentarse a Perú durante el verano austral.

También está la ruta que se realiza de los Andes a la costa. Un ejemplo de aves que la usan son los flamencos que migran desde los Andes a la costa, inclusive con sus juveniles.

Durante el verano austral, se puede observar un mayor número de especies de aves migratorias. Así, es usual observar gaviotas de Franklin (Leucophaeus pipixcan), gaviotas grises, aves playeras y flamencos alimentándose en la costa.

Se sabe que las aves en general se sienten atraídas y desorientadas por las luces artificiales. Esto ocasiona que sean cegadas por la intensidad de la luz que blanquea los pigmentos visuales y por lo tanto, ocasiona que no puedan ver detalles visuales o que esto interfiera con la brújula magnética utilizada por las aves durante la migración.

Una atracción por las luces nocturnas artificiales convencionales puede conducir a otras consecuencias adversas, como la reducción de las reservas de energía, el retraso de la migración, el aumento de la probabilidad de colisión y, por lo tanto, lesiones y muerte.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − cinco =